Archivo de la etiqueta: lucha

LOS PROFESIONALES SE PAGAN 2: #SAYNOTOSPEC

respect_my_work_free

LA CONTINUACIÓN A LA RESPUESTA QUE ME DIERON AYER DESDE Distrito Agencia:
Buenos días Gonzalo,
pongo en copia a Fernando también para que estéis todos mencionados aquí.
No voy a volver a lo mismo que ayer ya dejé claro, mi tiempo es oro y no estoy para perderlo con empresas como la vuestra. Pero sí quiero incidir en algunos detalles que pones en tu respuesta.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , ,

LOS PROFESIONALES SE PAGAN: #YoDigoNo

we-can-do-it

RESPUESTA QUE HE MANDADO HOY A LA EMPRESA Distrito Agencia.

No sabía si publicarla en mi blog, pero creo que es de vital necesidad que todos los que estamos luchando cada día por hacernos valer, les saquemos los colores a estos vampiros laborales.

“Buenos días XXX,

he necesitado un día para digerir esos 200€ que ofrecéis a profesionales del sector que dominan 3 idiomas : castellano, inglés y francés.

¿Que si se ajusta a mis necesidades? ¿Cuánto vale una barra de pan? ¿Cuánto vale un litro de leche? ¿Cuánto vale un kilo de arroz? Estos precios no se negocian cuando vas al mercado a comprar. POR SUPUESTO QUE NO, NO SE AJUSTA A MIS NECESIDADES BÁSICAS.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , ,

Un dios salvaje llama a tu puerta…

Polanski no pierde el tiempo, y aprovechó su arresto domiciliario para escribir la adaptación al cine de la obra de Yasmina Reza “Le dieu du carnage” (Un dios salvaje). Aunque la película se desarrolla en Nueva York, el director, que está vetado en los Estados Unidos, escribió el guión en el refugio de su casa de Suiza y la película se rodó en París.

Posiblemente inspirado en su propia experiencia, el film es el brutal retrato de la sociedad americana. Arrasa con todos los valores morales y éticos, mostrando los más oscuros instintos del ser humano.

¿Quién no  ha sentido las ganas de vomitar en medio de una comida de trabajo ante esa mirada del jefe que produce una bilis incontenible? ¿Quién no ha deseado emborracharse hasta perder el control para aprovechar y soltar todo lo que pensamos de cada miembro de la familia? Ó ¿Quién no se ha sonreído a si mismo en el metro, imaginándose apartando a tortazo limpio a toda esa gente que te aplasta, te pisotea y encima te mira mal?

Así es como la caja de Pandora que habita en cada uno de nosotros se abre, lo único que en el salón de los Longstreet más bien explota, cuando estos invitan a los Cowan. Todo ocurre cuando sus hijos, unos adolescentes, a la salida del colegio tienen una pelea y uno de ellos, el hijo de los Longstreet, resulta herido. Los padres deciden resolver de manera civilizada la situación. Los Cowan, de maneras impecables y caros trajes aceptan cordialmente disculparse por la conducta de su hijo. Sin embargo, como si de una ratonera se tratara, las dos parejas comienzan a tensarse, revelando que detrás de esas cínicas sonrisas se esconden ideas intolerantes, contradicciones y debilidades.

En medio de la claustrofóbica situación, lo que parecía una lucha entre parejas, se convierte en una lucha entre todos y contra todos, un ring vestido de traje con olor a whisky. Los Longstreet contra los Cowan, las mujeres contra los maridos, los progresistas contra los liberales…Una lucha encarnizada de golpes bajos y cicatrices despellejadas.

Kate Winslet, John C.Reilly, Jodie Foster y Christophe Waltz, con sus magníficas interpretaciones, se van cargando sutilmente, casi sin que nos demos cuenta, educados pero tensos, sonrientes pero a punto de llorar, atrapados en sí mismos…Se crea una situación tan cómica que es imposible no soltar alguna carcajada ante frases brutales.

Todos hemos sentido en algún momento, odio y repulsión hacia los demás. Porque no opinan como nosotros, porque no comparten nuestros valores y principios…Y egoístamente querríamos que pensarán como nosotros, porque así el mundo sería mejor. Somos animales nobles y con consciencia, pero admitámoslo, muy profundamente se oculta en nosotros, una fuerza primitiva hostil e irracional. A lo mejor resulta que no hay que mirar al cielo para buscar a Dios, sino que habita en cada uno de nosotros, y no es tan pulcro como pensábamos…

Etiquetado , , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: